lunes, 17 de agosto de 2015

El pájaro y la bala / Adrián Desiderato




En los tiempos que corren
es peligroso confundir las balas con los pájaros

La bala por ejemplo
no tiene corazón ni tiene plumas
no le interesa el cielo ni viaja con las nubes
no hace nido en los árboles
una bala tiene por nido el corazón de un hombre
por costumbre la muerte

Una bala no debiera vivir

Pero en tiempos de guerra
uno debe aprender
a distinguir los silbos de una bala y un pájaro
Hay que cuidar a cada amanecer
como si fuera el último

Hay que aprender a distinguir los silbos

y eso es sólo posible
si uno entiende de pájaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario