viernes, 21 de abril de 2017

Elogio de la lejanía / Paul Celan








En la fuente de tus ojos
viven las redes de los pescadores de la mar del extravío.
En la fuente de tus ojos
el mar cumple su promesa.
Aquí arrojo yo,
un corazón que se detuvo entre los hombres,
mi ropa y el esplendor de un juramento:

Más negro en lo negro, más desnudo voy.
Sólo infidente soy fiel.
Yo soy tú si yo soy yo.

En la fuente de tus ojos
desvarar suelo y sueño un rapto.

Una red prendió una red:
nos separamos enlazados.

En la fuente de tus ojos
un ahorcado estrangula la soga.



viernes, 14 de abril de 2017

Al alba te amo / Paul Éluard







Al alba te amo tengo toda la noche en las venas
Toda la noche te he contemplado
Tengo que adivinarlo todo me siento seguro en las tinieblas
Ellas me conceden el poder
De envolverte
De sacudirte deseo de vivir
En el seno de mi inmovilidad
El poder de rebelarte
Llama invisible de día.

Si te vas la puerta se abre hacia el día
Si te vas la puerta se abre hacia mí mismo.



viernes, 7 de abril de 2017

Correspondencias / Santiago Kovadloff




El terrier de mis vecinos no ladra ni llora: aúlla.
Su queja elemental no cede, acosa la mañana,
puede más que la pared que nos separa,
más que el libro en qué reposo y más
que mi abstracción sabática.

Algo de mí supura en ese aullido;
un nervio viejo, vivo, un tiempo primordial
en ese espejo donde me cabe y se me escapa
la voz del oprimido que el terrier huele y llama.

Y se me abren las venas de un secreto,
la caldera de los miedos se derrama,
gime el rezagado,
busca el burdo algún portón,
el libro cae, lo sumerjo
entre mis patas afiebradas
y alzando el cuello
no ladro ni lloro: aúllo.




viernes, 24 de marzo de 2017

Decir: hacer / Octavio Paz






                  1     
           
Entre lo que veo y digo,
entre lo que digo y callo,
entre lo que callo y sueño,
entre lo que sueño y olvido,
la poesía.
                 Se desliza
entre el sí y el no:
                                dice
lo que callo,
                       calla
lo que digo,
                     sueña
lo que olvido.
                        No es un decir:
es un hacer.
                      Es un hacer
que es un decir.
                             La poesía
se dice y se oye:
                             es real.
Y apenas digo
                         es real,
se disipa.
                ¿Así es más real?

                        
                        2


Idea palpable,
                         palabra
impalpable:
                    la poesía
va y viene
                  entre lo que es
y lo que no es.
                         Teje reflejos
y los desteje.
                       La poesía
siembra ojos en las páginas
siembra palabras en los ojos.
Los ojos hablan,
                            las palabras miran,
las miradas piensan.
                                    Oír
los pensamientos,
                                ver
lo que decimos,
                           tocar
el cuerpo de la idea.
                                    Los ojos
se cierran,
                   las palabras se abren.



viernes, 17 de marzo de 2017

El escolar perezozo / Jacques Prévert








Dice no con la cabeza
pero dice sí con el corazón
dice sí a lo que quiere
dice no al profesor
está de pie
lo interrogan
le plantean todos los problemas
de pronto estalla en carcajadas
y borra todo
los números y las palabras
los datos y los nombres
las frases y las trampas
y sin cuidarse de la furia del maestro
ni de los gritos de los niños prodigios
con tizas de todos los colores
sobre el pizarrón del infortunio
dibuja el rostro de la felicidad.


viernes, 10 de marzo de 2017

Una mañana / Maxime Alexandre








De qué fluido espejo del alba
Soy el prisionero
Cuando se rompen las cascadas de sangre pura
Los alfileres de rubí
El granizo de las caricias
Cuando mi alma se evapora
De qué espejo
Cuando el amor
Vuelve a paso furtivo
De qué espejo
De qué esperanza



viernes, 24 de febrero de 2017

Rebelión contra el espíritu crepuscular de la poesía moderna / Ezra Pound





Quisiera sacudir el letargo de éste nuestro tiempo y dar
por sombras, formas de poder,
hombres, a cambio de sueños.

“¿Es mejor soñar que hacer?”
                                                ¡Sí y No!
¡Sí! si soñamos grandes actos, hombres enérgicos,
corazones ardientes, pensamientos poderosos.

¡No! si soñamos en pálidas flores,
en la lenta pompa de horas que caen lánguidamente
como frutos pasados de árboles marchitos;
así, vivimos y morimos sueños, no vida.
¡Gran Dios, danos vida en los sueños!
¡No distracción, sino vida!

Seamos hombres que sueñan, no cobardes,
especulando, esperando
que el Tiempo muerto despierte y nos otorgue un bálsamo
para males sin nombre.

Gran Dios, si estamos condenados a no ser hombres sino sueños solamente,
¡entonces seamos sueños que hagan temblar al mundo,
y sepamos gobernarlo, aunque sólo seamos sueños!
¡Seamos tales sombras que hagan temblar al mundo,
y sepamos ser los amos, aunque sombras solamente!

Dios poderoso, si los hombres sólo son espectros pálidos y enfermos
que deben vivir en la niebla y en estas luces mitigadas
y temblar por las horas oscuras que llaman ruidosamente
o dejan al pasarlos su huella violenta,
gran Dios, si éstos tus hijos se han convertido en algo tan efímero,
te mando que agarres el caos y engendres
alguna otra prole tiránica que junte las colinas
y agite esta tierra nuevamente.